Almazarron  (Casas de los Alumbres de Almazarrón)

 

La Bahia de Mazarrón debido a sus ricos recursos y características ha sido habitada desde muy antiguo como así lo certifica el yacimiento Argarico de Ifre Pastrana (edad del bronce) y los dos barcos Fenicios del siglo VII a.c. hallados en la playa de la Isla, el Mazarrón I y el II, (los más antiguos del Mediterráneo) y según se desprende de su carga y yacimientos, ya había una fuerte actividad ligada a la minería, la agricultura y el comercio en desde muy temprano.

 

Esta actividad se acentuó bajo el dominio  del Imperio Romano de Occidente  incorporándose la pesca y el salazón a la rica actividad de la zona,  pero con la caída de este y las invasiones barbaras primero y los  cruentos pillajes berberiscos después, vivir cerca de la costa se convirtió en algo extremadamente peligroso.

 

Durante la ocupación musulmana se crearon poblados y alquerías mas o menos fortificadas, cercanas a castillos como los de Ujejar y La Majada.

 

Posteriormente, en los siglos XV y XVI,  dependiente del Concejo de Lorca, se fue creando el núcleo poblacional “Casas de los Alumbres de Almazarrón”, en el que se levantaron el Castillo de Los Vélez y la Casa Fuerte del Marqués de Villena. 

 

En el año 1462 Enrique IV había concedido  la explotación de las minas  al Marqués de Villena, quien a su vez cedió la mitad de sus derechos al Adelantado Mayor del Reino de Murcia, el Marques de los Velez.

 

 

 

Aunque las minas de mazaron ya habían sido explotadas por Cartaginés,  Romanos, Visigodos y Bizantinos, el descubrimiento del Alumbre en la segunda mitad del siglo XV le da  un nuevo impulso. El Alumbre, un sulfato de alúmina y potasio utilizado para fijar los colores en la industria textil, la elaboración del vidrio y medicina, fue muy demandado en un principio, aunque luego y por diversas causas fue perdiendo demanda.

 

El castillo tenia una pequeña guarnición para defender la costa y sobre todo a los trabajadores de la minas de los ataques berberiscos que aunque mas esporádicos no cejaban en su crueldad.

 

Estamos hablando de lo que hoy conocemos coloquialmente como Mazarrón “pueblo”.

 

Pero todo pasa y los tiempos cambian, y nos plantamos  en el siglo XIX, donde una vez  una vez superado todo esto se produce una nueva apertura al mar sobrevenida entre otros por un nuevo e inesperado fenómeno social, el turismo de playa y nos encontramos con que en 1856, el alcalde y regidores aprueban una medida cautelar en defensa del naciente turismo playero.

 

Las protestas formuladas ante la Junta de Sanidad por algunos bañistas en el verano de 1856, llevaron a pleno ordinario el enojoso asunto de dos cocederos de esparto que había en las playas de “La Isla” y “Junta de los Mares”. (el esparto ha sido otra de las “industrias” de Mazarrón)

 

La Corporación, teniendo en cuenta la proximidad de la época de baños, tan necesarios para la salud pública, y considerando las emanaciones pútridas que exhalaban dichos cocederos, ordenaba a los fabricantes dejar aquellos lugares completamente limpios, antes del día 20 de julio”. 

 

 Debemos situarnos en el contexto de una incipiente burguesía murciana muy ligada al turismo de salud, balnearios y descansos estivales.

 

 

Por primera vez es hora de compaginar la economía   local de Mazarrón con los orígenes del turismo de playa. 

 

En 1881 se conceden las primeras licencias urbanísticas a pie de playa. 

 

  Una petición que fue unánimemente refrendada por el Concejo, pues según afirmaron los ediles, “así se mejoraba el ornato público del Puerto, no perjudicando a terceros y verificando un bien para aquellos habitantes, toda vez que aumentaría el número de viviendas”.

 

Y para ofrecer mejoras a los clientes, las casas fueron rápidamente complementadas con un grupo de barracas situadas dentro del mar, cuyo acceso sería posible mediante un puente de madera. Así, los bañistas que pagasen un módico alquiler, dispondrían de un lugar cómodo para desnudarse y vestirse, quedando a salvo de miradas extrañas durante su inmersión

 

Nace una “fiebre” que dura hasta nuestros días, la caza de la codiciada “primera linea de playa”.

 

En la actualidad Mazarrón es uno de los principales y mas completos núcleos turísticos de la región, cuenta con algo mas de 30.000 habitantes repartidos principalmente entre el “pueblo” y el “puerto” aunque el Saladillo y las pedanías también tiene buen numero. 

 

En verano se puede alcanzar los 130.000 habitantes.

 

Oleos:

 

En cuanto a los óleos vemos en primer lugar la playa actual de bahía y “junta de de los mares” si bien podría tratarse de una estampa del siglo pasado quizá obviando las luces del fondo que corresponden a Puntas de Calnegre y los invernaderos del fondo, he querido resaltar el encanto de este trozo de costa murciana que posee rincones por los que no ha pasado el tiempo así como km de costa virgen tal como la disfrutarían los antiguos pobladores de los que he hablado antes. Esta realizado en óleo sobre lienzo, en 80x54 y he utilizado mi paleta de colores mas contrastada para atardeceres..

 

El otro es un pequeño formato de  40x40 sobre madera y en un encuadre con mas profundidad, actual,  donde podemos intuir algunas de las excelentes playas con las cuenta Mazarrón, de primer plano hacia atrás:  la isla, la ermita, bahía, la reya, la pava, nares, bolnuevo, etc

 

-Playas de Mazarrón II  (bahía/junta los mares) óleo/lienzo 80x54 – 

 

-Playas de Mazarron I óleo/madera 40x40

 

Fuentes: Mariano C. Guillén Riquelme (Cronista Oficial de la Villa de Mazarrón) //descubriendo Murcia // visita Mazarrón // Región de Murcia digital